NOSTALGIAS EXCLUYENTES

NOSTALGIAS EXCLUYENTES

Que algo no actúe de acuerdo a nuestra lógica no significa que carezca de lógica. He escuchado a profesores decir que hoy “como nunca” los alumnos se distraen descaradamente de lo que dicen los profesores porque no sueltan el celular o la computadora, ignorando que las distracciones siempre han estado en el salón, es más, que son un elemento constitutivo de la escuela. La tecnología únicamente ha “materializado” esa negociación de significados entre profesor y alumnos. Antes eran los recados, ver el techo, platicar con el de a lado o sencillamente fingir que se le ponía atención al pobre maestro. Sustituimos medios pero los escenarios permanecen. Señalar a un elemento como culpable del resultado de todo un proceso difícilmente nos ayudará a solucionar o por lo menos a entender mejor nuestros problemas.

En Facebook circula una imagen que exacerba los valores de los tiempos pasados, específicamente de la infancia de aquellos que nacimos hasta mediados de los ochenta del siglo pasado. Se habla de eso como “verdadera infancia” porque se pasaba más tiempo jugando “con los amigos en la calle” y no “pegado a una pantalla”. De nuevo, si nos detenemos a pensarlo un poco, el asunto importante tanto para los niños de aquella época como para los de la actual es el mismo: jugar con los demás, construir lazos con otras personas. Ya sea platicando horas en el chat, sentados en una banqueta o correteando una pelota, uno lleva a cabo esas actividades por el placer y la necesidad de compartir el espacio y la vida con otros sujetos.

Estos determinismos nos llevan no sólo a simplificar procesos sino a legitimar la idea de que aquellas prácticas diferentes a las nuestras no merecen siquiera ser llamadas prácticas. El determinismo jerarquiza y tiende a volver anomalía lo que se halla fuera del centro, y a lo central lo naturaliza, lo vuelve “esencia”, pretende paralizar algo que no es sino flujo constante: la cultura.

Vivimos un momento en que se incita constantemente a “pensar diferente” y sin embargo lo que se suele hacer es pensar en otras cosas pero con la misma perspectiva con la que miramos a todo lo demás: como si la realidad estuviera ya hecha y no haciéndose, como si la ambivalencia fuera un error, como si el bienestar del rey supusiera el de todo el reino. Condenamos como “irreal” o menos real a lo virtual, como si la Realidad fuera sólo aquello que podemos tocar, y miramos con desconfianza aquello que no se mueve (¿o acaso que no permanece inmóvil?) como nosotros lo hacemos. Repito: que algo no actúe de acuerdo a nuestra lógica no significa que carezca de lógica.

Anuncios

Publicado el 24 junio, 2013 en aprendered, internet, tecnología y sociedad, Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. 3 comentarios.

  1. Abregation, que bárbaro, ¡ master !; de verdad que tu si rompes esquemas y me late tu perspectiva de apertura de pensamiento que revuelve conciencia e invita a crear una concepción distinta de la realidad. Te voy a seguir de cerca. En mis clases reto mucho a los chavos a pensar en forma autónoma, a cuestionarme, a retarme, a debatir, a proponer. La educación en Mexico es adaptativa y no creativa. Te pregunto ¿ Que harías para, no digo mejorar, hacer que la educación en México dé un giro que genere otro tipo de personas que a través de su conocimiento, contribuyan a una mejor sociedad ( y que de ello derive lo que haya que cambiar ) ? ! Sigo en contacto !.

    • es una duda que yo también tengo y que trato de resolver con las actividades en clase, creo que algo que podemos intentar es incentivarlos a crear, que vean que sus acciones tienen valor y que inciden en la realidad de otros. Otro reto es construir “ambientes” para la creación… Saludos!!

  2. Victor,
    Me parece una excelente reflexión que agradezco hagas pública. Lo que mencionas al principio de tu entrada, sobre estas prácticas que siempre han estado pero con otras medios, me llevaron no sólo a recordarme como alumna en ejercicio (je je je) también a recordar esas lecturas que hice hace años de etnografía de las aulas en las que aparecían claramente esos espacios llenos de rituales, pérdida de sentido de profesores, estudiantes en un juego incluso de sobrevivencia. Ahora celulares, tablets… pero hay juegos y lógicas que siguen ahí… como la del control, la resistencia, la simulación. Fuerte pero muchas veces cierta tu afirmación “Sustituimos medios pero los escenarios permanecen”

    Por otro lado, tu entrada me resulta contundente como invitacion a habitar (la Red) con apertura para reconocer, leer y por lo menos esforzarme en comptrender lo otro, al otro o a la otra, lo diferente.

    Muchas gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: